Hablando con caballos™

Comunicar no es sólo hablar, si no "entender".

VALORES Y CABALLOS Publicado en la revista Ecuestre Agosto 2013

Publicado el 23 d julio d 2013 en Blog | 2 comentarios

DSC_8269 - Version 2

¿Compartimos los humanos valores con los caballos?

Decir que un caballo tiene valores es antropocentrismo, pero… desarrollemos.

Los valores son conceptos que responden a necesidades humanas. Estos están por encima de las circunstancias y realidades concretas, lo ideal sería que coincidieran con la realidad.

Un valor habría de traducirse en una actitud que nos conduzca a un comportamiento expresado en la realidad de cada uno.

Cuando preguntamos a una persona cuáles son sus valores, puede sentirse en un apuro e incluso, en algunas ocasiones, se ignora cómo definirlos. Por ejemplo, sorprende preguntar: ¿Cuál es tu compromiso con el mundo, con la vida, con lo que te rodea? o ¿Eres valiente?, ¿Te esfuerzas hasta dónde puedes para conseguir lo que te propones?

Es decir, conlleva cierta dificultad describir con claridad y sencillez lo que es importante para nosotros y los principios que subyacen en nuestras actitudes y comportamientos.

Para una mejor comprensión recordemos que hay valores positivos, como  la confianza, creatividad, pasión, honestidad, integridad, claridad, amistad autenticidad, bondad comprensión, conexión,  el cumplimiento, la solidaridad, empatía, generosidad, el equilibrio, la exactitud, seguridad, pluralidad, fidelidad, justicia, respeto, paz, etc.

Pero también valores potencialmente limitantes, como el control por exceso, la búsqueda de culpables, cuidar las apariencias, la manipulación, el engaño personal o hacia los demás, etc.

Además interesa apuntar que existen valores individuales que definen los comportamientos y actitudes y colectivos que definen comportamientos grupales en el ámbito socio-cultural de las personas.

Posiblemente la confianza sea uno de los mejores puntos de partida para el desarrollo de los valores. Las personas que sienten confianza, se implican en lo que hacen y fortalecen su compromiso con ellas mismas y su entorno permitiéndoles vivir de un modo congruente con sus principios.

Con lo expuesto quizá ya no parece tan descabellado poder hablar de valores en los caballos, incluyendo la distinción entre los individuales y colectivos. Los caballos poseen, pasión, honestidad, integridad, claridad, autenticidad, bondad comprensión, conexión, solidaridad, empatía, generosidad, equilibrio, fidelidad, respeto, paz…

Con esta multitud de valores comunes, los caballos permiten trabajar algunos de nuestros principios individuales y colectivos, empezando por la confianza en uno mismo. También facilitan el conocer cómo establecemos los límites cuándo nuestros principios no son compartidos o respetados.

Los valores en los caballos responden, sencillamente, a sus necesidades, del mismo modo que en los humanos. ¿Cómo es que ellos lo hacen realidad y nosotros no?

El caballo, vive el presente. Nos aporta la posibilidad de aprender y vivir a su lado la experiencia de sentir el momento sin modelos, imposiciones, juicios o modas.

Proporciona a las personas la posibilidad de cambiar creando el espacio del aquí y ahora para reconocerse, o dicho de otra forma favorece un cambiar de lugar inmerso en la acción, figuradamente: “soy con el caballo, o me retiro de la pista”…

Cualquier “Intervención Asistida con Caballos” no deja insensible, se reconozca o no…

Por ser una especie diferente, un herbívoro, nos procura sensaciones y vivencias que por naturaleza propia no podríamos tener como depredadores. Nos enseña un nuevo modo de hacer, estar y sentir, nos permite descubrir y vivir nuestros valores.

El caballo, para quien uno de sus valores fundamentales, es el “estar en paz”, nos procura la sensación fundamental de aquello que anhelamos: Dejar de estar en conflicto, dando la opción a coexistir con un “es posible” en el aquí y ahora, que nos resulta permanentemente pasajero. Es un momento de plenitud que en pocas ocasiones de la vida nos son ofertados tan generosamente.

La capacidad de “abstraer y simbolizar” del ser humano (cognición), formulada a través de los caballos,  que gracias a su infinita capacidad de percepción y reacción, sin pretensiones y con autenticidad, nos abre la puerta a pensar e integrar nuestros valores. Un encuentro que en el mundo humano, por muchas razones y circunstancias, es difícil lograr.

Tal y como actuamos y nos vinculamos con un caballo es como somos; esta situación y vivencia es la que nos hace enfrentarnos al si queremos o no ser de ese modo, a lo que queremos y podemos, o no, cambiar.

El caballo amplia nuestra realidad reforzando las bases para poder vivir y actuar en confianza.

Por lo tanto los caballos no sólo tienen valores, sino que nos permiten aprender a actuar los nuestros para que dejen de ser puros conceptos.

 

Lula Baena Preysler – Psicóloga

Yolanda Feal San Martín – Jurista

Certificadas en Coaching Asistido con Caballos

ComparteShare on Facebook1Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Email this to someone

2 comentarios

  1. Gustavo Osnaya Robledo / septiembre 3rd, 2015 4:20

    Saludos ! A mi me gustan mucho los caballos …es algo muy bonito que hayan dedicado su tiempo a este escrito ,de ante mano muchas gracias .

    Reply

  2. Manuel Pizarro / abril 15th, 2017 0:40

    Es una realidad , en esta breve, pero intensa lectura de este artículo , he visto reflejado mis casi cuarenta años como instructor de caballería
    Felicitaciones .

    Reply

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *